28 días después

La propagación de un virus ha acabado con la mayor parte de la población de Gran Bretaña. De transmisión sanguínea, la enfermedad deja a los infectados en un estado permanente de rabia asesina. En 28 días, el país entero queda infectado y solo un puñado de supervivientes trata de salvar su vida.

Comentarios